Oración al divino justo juez

Oh excelentísimo Justo Juez

Defensor mío y redentor

Protégeme de los peligros

Así como también de mis enemigos

Ampárame

No me dejes solo, acompáñame

En mis días y noches

En mis viajes, oriéntame

Haciendo fácil y confiable

Mi camino

Asume el control del volante

Líbrame de accidentes

Por tierra mar y aire

Durante la tormenta necesito

Tu protección

No me desampares

Divino señor

Justo Juez sálvame

Del perverso  y violento

Que quiera dañarme o molestarme

Te agradezco Señor

Con toda mi alma que al implorar tu ayuda

Me escuches y salves

En las batallas socórrame que los enemigos

No vean ni oigan

Con tu poder sella sus ojos y oídos

Que sus armas no me alcancen y sus manos no me agarren

Conserva mi vida y permite

Que me tome de tus benditas manos

Tu Señor eres mi fuerza

Y confío que me darás la salvación

Divino Señor eres humildad, paciencia, caridad y amor

Eres sabiduría y seguridad

Protege a mi familia de enfermedades y accidentes

Llénalos de salud y bienestar

Sagrado Señor Justo Juez

Que mis plegarias lleguen hasta ti,

Como brisa fresca,

 que yo viva para alabarte

Te agradezco que en la alegría y dolor

Cada día te puedo encontrar

Cuando el dolor me consume susurro tu nombre,

 Tú, alivias mis penas

Cambiando mis angustias por serenidad

Tu eres mi fortaleza y esperanza

Eres mi protector y defensor

Interviene para que evitemos las discordias,

Enséñanos a mantenernos serenos frente a la lucha y obstáculos.

Vive en mí hasta el último de mis días.

Amén

Oración al Divino Justo Juez

Esta oración es muy efectiva tanto para protegerse como para  liberarse de los  enemigos, las   guerras, y en la amenaza latente que representan las persecuciones, también cuando hay brotes epidemiológicos y peligros en el mar y en la tierra como naufragios, contra  accidentes automovilísticos, atracos en los caminos. Con la oración al Divino Justo Juez obtenemos también protección frente a personas peligrosas y malvadas.

En cuanto a la imagen del Divino Justo Juez fue esculpida por Juan Aguirre, a quien se le solicitó tallar la imagen de Jesucristo por recomendación del padre franciscano Gonzalo Méndez. Se cree que probablemente en el año 1536 llego la imagen a la ciudad de Quetzaltenango. En el año 1921 se creó la Sociedad del Justo Juez y por diferentes problemas económicos enfrentados por los miembros de la sociedad en el año 1924 se conformo una Hermandad y cambio de nombre y pasó a llamarse: Hermandad del Divino Justo y en ese mismo año se elaboro el primer estandarte de identificación. La Hermandad es una de las más activas durante la Semana Santa organizando diversas procesiones y sus miembros integrantes han aumentado de 57 que empezaron actualmente ahora son 450.

La oración del Divino Justo Juez es muy conocida desde hace mucho tiempo, y sigue actualmente vigente, es muy efectiva si se hace con mucha devoción y fe. Los devotos rezan esta oración para pedir proteccion contra los peligros o males que acechan tanto a sus seres queridos como a su persona con la finalidad de obtener amparo.

El príncipe Godofredo de Buollo la rezaba cuando combatía contra los mahometanos con la finalidad de rescatar los sitios sagrados de Jerusalén. Su devoción era tan grande que al final de la batalla, el resultado  era muy halagador pues no habían soldados muertos,  porque se hacían invisibles ante los ojos de los enemigos.

También la oración está relacionada con el juicio de Jesús ante Poncio Pilatos y los sacerdotes del pueblo, el cual por sugerencia de su esposa le dijo que no condenara a Jesús porque en una visión le pareció que era un hombre Santo o Justo de ahí se origina el nombre de: Justo Juez.