Oración al Justo Juez para la defensa

Oh misericordioso Justo Juez para la defensa,

Cuídame, dame siempre tu protección, sólo así estaré seguro

Líbrame de quienes me persiguen o pretenden mi mal

Permíteme triunfar y derrotarlos,

me  perturba que mis adversarios pongan obstáculos

a mis tareas o proyectos para minimizarme,

pero sé que tú me ayudarás a superarlos.

bajo tu regazo refúgiame

Mi Salvador y justo juez, eres mi roca de salvación

Ayúdame  cuando me amenace el peligro,

 Protégeme de los enemigos, tanto los ocultos como los manifiestos

También de los falsos amigos, que me tratan, comparten mi pan

Y visitan mi morada, aléjalos Padre Santo.

Bajo tu sombra puedo reposar confiado mi Señor,

Puedo descansar y darle tranquilidad a mi alma agobiada

Por todas las circunstancias difíciles que se me presentan,

En ti, mi glorioso protector he puesto mi esperanza

¡Dios mío, ampárame!

Sé que en medio las turbulencias, tu estarás ahí,

A mi lado como siempre lo has hecho,

Dándome tu mano salvadora

Me  atiendes y defiendes cada vez que acudo a ti,

Me consuelas y me ayudas, me concedes tu perdón

Renuevas mis energías y me haces victorioso,

Por cuanto eres mi escudo y también mi lanza

Siempre estas presto para defenderme

Con premura me socorres, no me dejas  indefenso, a la deriva,

Confiadamente puedo encomendarte todos mis problemas

Asi como también mis necesidades y la de mi familia,

Para dejarlos ante tu divina presencia

Altísimo Justo Juez. Con tu amor Auxíliame.

Te adoro, te alabo y te venero, mi buen Jesús.

Amén.

Para que se reza la oración al Divino Justo Juez.

La oración del  Justo Juez para la defensa es constituye una oración de protección, es muy famosa y  utilizada como plegaria   a nuestro Supremo Padre Celestial y abogado por excelencias de las causas justas e imposibles  para que nos defienda ante cualquier circunstancia que represente un peligro latente en nuestra vida, implorándole con fe,, la protección y  la seguridad que ameritamos ante esos momentos difíciles de nuestra existencia en la cual es menester encomendarnos a Nuestro Señor Jesucristo, nuestro Divino y Justo Juez por excelencia.

La oración al Divino Justo Juez, es muy poderosa y eficaz  si se hace con mucha confianza y fe para que nuestro amado Padre, nos  defienda  de enemigos, persecuciones, conflictos, trampas y toda clase de acontecimientos que represente un riesgo para nuestra integridad, por lo general esta oración es muy usada para obtener salvación y defensa contra un enemigo malintencionado e injusto, también se realiza para ayudar en conflictos  penales, donde hallan falsos testimonios y difamaciones.

Recomendaciones al momento de realizar la oración

Al momento de hacer la oración al Divino Justo Juez para la defensa, se recomienda elevar nuestras peticiones en cualquier lugar y a  cualquier hora, sólo y en silencio con acciones de meditación. Es necesario orar esencialmente por el bienestar  espiritual, por la  paz, el sosiego, protección y la seguridad con el firme propósito de triunfar sobre nuestros adversarios y problemas.

Se debe pedir con  mucha fe,  ya que el Justo Juez siempre está dispuesto a defendernos y ampararnos. Pedir muchas bendiciones  como salud, vida, amor, felicidad y bienestar de la familia confiándolas en las manos divinas de nuestro Señor. La oración del  Justo Juez  va dirigida a nuestro Padres Celestial,  se deben utilizar palabras sencillas y sinceras que salgan de nuestro corazón. Es importante dedicarle un tiempo todos los días, porque la oración es el gemido del Espíritu Santo en nosotros como dice Pablo, la repetición es necesaria para que este gemido se haga camino en nuestro corazón de piedra, lo mismo como la gotera desgasta la roca más dura. La repetición  perseverante es necesaria, para que alcancemos algún día rezarla en un tono que se armonice perfectamente con el deseo de Dios. Nuestro Señor Jesucristo, nos invita a ser perseverantes en la oración para que entremos mejor en sus pensamientos. La oración perseverante nos permite deponer nuestra soberbia  y nos eleva y acerca a Dios