Petición al Justo Juez para alejar enemigos

Justo Juez de los vivos y de los muertos, que ha sido entregado como cordero para el sacrificio de la salvación.
Viniste al mundo desde el vientre de una humilde mujer que se entregó al Padre como su fiel sierva.

Advertisement

Tú que padeciste el peor de los castigos por los pecados del mundo, me abrazo a tu cruz para implorar tu auxilio desde este lugar.

¡Oh! Justo Juez escucha la súplica que hoy vengo a presentarte. Ven a mi desde el cielo para socorrerme y que tu compañía sea mi eterno refugio.

Advertisement

Así como te hiciste invisible ante los que te perseguían, pon en frente de mi tu escudo protector y protégeme de mis enemigos.
Que ninguno pueda verme, oírme ni sentirme, y si me encuentran, que huyan despavoridos al sentir tu presencia en mi vida.
Todo aquel que quiera lastimarme y si en la tentación del demonio me encuentro, se aleje de inmediato al oír tu voz retumbar desde el firmamento.

Querido Justo Juez te imploro de corazón y humillado a tus pies, me des la fortaleza que necesita mi alma para enfrentar a mis enemigos.
No permitas que tome la justicia en mis manos, que seas Tú el único que les imponga su merecido castigo.

Advertisement

Intercede por mí ante Dios para que junto a su Espíritu Santo me cubra con su manto y me liberen de todo mal y peligro.
Que por tu santísima madre, Virgen María llena de gloria y bendición nada pueda tocarme ni alcanzarme durante el día y la noche.

Te lo pido, amadísimo Justo Juez, tú el verbo de Dios desde el inicio hasta el final de los tiempo.

Amén.

Justicia de Dios; petición al Justo Juez para alejar enemigos

La vida de Cristo nos ha mostrado como Dios cuida y defiende a sus hijos en todo momento. Mostrándose como un Dios Justo y misericordioso, pero también un eterno protector. Es por ello, que no hay motivo para no recurrir al amor del eterno Padre.

En él encontraremos paz, abrigo y protección. Amor incondicional, discernimiento y perdón. Nos da la fuerza para mantener alejados a nuestros enemigos y a todo aquel que quiera vernos derrotados. Visible e invisible.

Pero ¿por qué no sentimos a Dios cuando nos sentimos indefensos? Para llegar a Dios debemos crear un canal de comunicación a través de la oración. Solo así podrá atender a nuestras súplicas en cualquier momento de nuestras vidas.

Orar al Padre implica regocijarnos de su grandeza, pero también reconocernos como pecadores. Por ello, tenemos a disposición la oración al Justo Juez para alejar enemigos y solicitar la protección del Altísimo.

Realizar una petición al Justo Juez es nuestro canal de comunicación con Dios. Es la forma más directa para entrar en su presencia y así, poder sentirnos seguros en todo momento.

¿Por qué debemos realizar la oración al Justo Juez?

Lo primero que debemos tener claro es que el Justo Juez es Jesús vivo. El Ungido que vino a salvar a todos los pecadores vivos y muertos. Pagó las culpas de todos con una muerte de cruz y fue enaltecido con la gloriosa resurrección.

Por lo tanto, cada vez que pidamos con fe y devoción al Gran Justo Juez no existirá ningún poder del mal que pueda alcanzarnos. Es la mayor protección que tenemos como cristianos y católicos, y en lo que se fundamenta nuestra fe y los dogmas más importantes de la iglesia.

Pues bien, sin importar en la situación en la que nos encontremos, seamos perseguidos o el mal esté al acecho, la oración al Justo Juez para alejar enemigos es nuestra salvación. Pidamos con fe  y confianza, porque nuestros ruegos han sido escuchados.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario